Las complicaciones de la cirugía bariátrica de la A a la Z

A medida que avanzan y evolucionan las técnicas y las investigaciones relacionadas con el tema de la cirugía bariátrica, las complicaciones derivadas del procedimiento son cada vez menos.

complicaciones-cirugia-bariatricaEn la actualidad, con los más recientes métodos desarrollados, aproximadamente el 15% de los pacientes sufren de alguna complicación después de la cirugía.

A continuación verás un índice detallado de las posibles condiciones adversas que pueden presentarse después de someterse a la cirugía bariátrica. Si has sido intervenido recientemente y experimentas alguna de las siguientes complicaciones, es recomendable que acudas nuevamente a buscar la asesoría de un profesional de la salud.

Índice de complicaciones derivadas de la cirugía bariátrica

A

Abscesos: son acumulaciones localizadas de pus que están rodeadas por tejidos inflamados. Los abscesos suelen ser drenados a través de la piel o mediante una intervención quirúrgica.

Accidente cerebrovascular: es la disminución repentina o la sensación de pérdida de conciencia y de la capacidad de realizar movimientos voluntariamente. La causa de este accidente es la obstrucción de un vaso sanguíneo del cerebro; por lo general, lo que obstruye es un coágulo de sangre. Los pacientes con problemas de obesidad tienen un riesgo mayor de sufrir accidentes de este tipo y la cirugía bariátrica puede reducir el riesgo a largo plazo.

Anemia: es una condición en la que los glóbulos rojos de la sangre se vuelven escasos o cuando disminuye el nivel total de hemoglobina que está presente en la sangre. Se puede deber a una deficiencia en la absorción de vitaminas después de una bariátrica. Normalmente se trata con suplementos de hierro administrados de forma oral, en algunos casos se requiere hierro intravenoso y en casos extremos, transfusiones sanguíneas.

Ataque cardiaco: también se llama infarto al miocardio y es un episodio agudo de una enfermedad del corazón que se caracteriza por la muerte o el daño del músculo cardiaco a causa del un flujo insuficiente de sangre; por lo general es el resultado de la trombosis o de oclusión coronaria. El principal síntoma es un dolor agudo en el pecho y las posibilidades de presentar este tipo de condición durante la cirugía son mínimas, alrededor del 0.5%.

Aumento de peso: la gran mayoría de las personas que tienen una intervención bariátrica, pueden ganar peso después de llegar a su límite de pérdida.

C

Cálculos biliares: son pequeñas piedras formadas por el colesterol que se gorman en la vesícula o en los conductos por los que circula la bilis. Estos cálculos se pueden formar después de una pérdida rápida de peso. El tratamiento para esta condición consiste en la eliminación de los cálculos a través de una cirugía o la medicación de suplementos para deshacer los cálculos.

Cálculos renales: los cálculos son piedras que aparecen en el riñón y que están relacionadas con un volumen reducido de orina o con la excreción excesiva de sustancias que pueden formar piedras, tales como el calcio, el oxalato, el urato, la cistina y el fosfato. Los cálculos se forman en la pelvis y su tamaño puede ser bastante variable. Aunque aún debe investigarse más sobre el tema, se dice que los cambios digestivos después de una intervención bariátrica, pueden generar cambios químicos que aumenten la posibilidad de desarrollar cálculos renales.

Cambios a nivel digestivo: los movimientos digestivos son más fuertes y recuentes. Algunos de los cambios más comunes son:

  • Diarrea: se da especialmente después de intervenciones como la manga gástrica, switch duodenal, bypass gástrico y mini bypass gástrico. Usualmente depende de la dieta y se deben evitar alimentos que puedan empeorar la condición. También puede ser consecuencia de la intolerancia a la lactosa.
  • Estreñimiento: especialmente después de cirugías de banda gástrica, bypass, mini bypass y ocasionalmente switch gástrico. Se puede solucionar aumentando el consumo de agua y tomando suplementos de fibra.
  • Dificultad para tragar: se puede ocasionar por comer muy rápido y por no masticar adecuadamente la comida.
  • Gorgoteos: aunque normalmente no son incómodos o peligrosos, pueden deberse al exceso de aire en el estómago y a la forma en que ahora tu organismo procesa las comidas. Para evitar estos sonidos, se deben evitar las bebidas carbonatadas, la goma de mascar y comer a una velocidad moderada.

Cambios corporales: pueden incluir los siguientes:

  • Sensación de frío: puede ser causada por los cambios que se dan a nivel metabólico y por la pérdida de peso. Habrá una menor cantidad de grasa recubriendo la superficie del cuerpo.
  • Debilidad o cansancio: también debe desaparecer con el paso del tiempo, especialmente durante la dieta bariátrica y cuando estés a punto de empezar con el programa de ejercicio posterior.

Cambios en la piel: algunas condiciones comunes que aparecen en la piel, son el acné y la resequedad, pero esto sólo ocurre en algunos pacientes. El mejor medio para tratar estas complicaciones, es seguir una dieta balanceada y usar cremas y ungüentos de venta libre que pueden ayudar. En el peor de los casos, sería necesario encontrar un dermatólogo que pueda contribuir en el tratamiento.

Coágulos sanguíneos: también son llamados trombos y las personas con sobrepeso tienen más riesgo de presentarlos durante y después de cualquier tipo de cirugía. Por lo general se administran diluyentes de sangre para evitarlos y mantener el flujo de sangre hacia todo el cuerpo. Caminar después de una intervención quirúrgica también es muy efectivo. Los síntomas de la coagulación excesiva son la inflamación y el dolor en las piernas. Si hay coágulos, deben ser tratados médicamente para evitar que se den complicaciones mayores como la embolia pulmonar. Antes de la cirugía es importante informarle al médico si hay algún antecedente familiar de esta condición; los fumadores también tienen mayor riesgo en este caso.

Complicaciones relacionadas con la anestesia: la posibilidad de sufrir complicaciones relacionadas con los sedantes que se usan, pueden aumentar con la edad y con el índice de masa corporal. Otras condiciones que aumentan el riesgo, son las enfermedades del sistema circulatorio o las enfermedades respiratorias.

D

Daño en uno o varios órganos durante la cirugía: se producen como resultado de un error del personal médico. Se pueden presentar lesiones o heridas en los órganos internos, especialmente a los intestinos, el estómago, el bazo o el esófago, a causa de la proximidad que tienen a los órganos implicados en la cirugía bariátrica.

Deficiencia de vitaminas y minerales, malnutrición o mala absorción: los signos de esta complicación comprenden la fatiga, la anemia y la osteoporosis. Es una condición que puede prevenirse por completo siguiendo las indicaciones del profesional de la salud en cuanto al régimen de suplementos que pueda recetar. También se debe hacer un seguimiento (por lo menos anual) a las células sanguíneas para tener la certeza de estar ingiriendo la cantidad suficiente de vitaminas. Se puede consultar con el doctor sobre los alimentos que deben estar presentes en mayor cantidad durante el tiempo que se sigue la dieta bariátrica.

Deshidratación: es una pérdida anormal de los fluidos corporales. Para remediarla es necesario beber una cantidad significativa de agua durante los meses posteriores a la cirugía. No hacerlo puede provocar náuseas y vómitos, lo que puede empeorar aún más el grado de deshidratación.

Dilatación de la bolsa: se refiere al aumento de tamaño de la bolsa que se crea después de ciertos tipos de cirugía bariátrica. Para pacientes que han recibido cirugía de banda, el problema se puede solucionar removiendo los fluidos que se acumulan en ella. Para otro tipo de intervención, puede requerirse una cirugía diferente para regresarla a su tamaño natural.

Dilatación esofageal: se da cuando aumenta el tamaño del esófago y suele ser el resultado de un procedimiento restrictivo. Uno de los síntomas más frecuentes es el vómito. Esta condición se trata modificando el tamaño y la posición de la banda de obstrucción.

Dislocación del puerto: aproximadamente el 7% de los pacientes presenta esta condición. Es similar al desplazamiento del puerto y se da cuando éste deja de estar en su ubicación inicial. Puede remediarse con un procedimiento ambulatorio usando anestesia local.

Dispepsia: también se llama indigestión y consiste en la inhabilidad para procesar las comidas adecuadamente. Se caracteriza por una sensación de ardor en la parte superior del abdomen. Para tratarla se requieren medidas como el cambio de dieta (evitar comidas grasosas, ingerir abundantes líquidos).

Dolores corporales: deben ser menores con el paso del tiempo. Si se vuelven intolerables, consulta con tu doctor sobre los medicamentos que debes tomar para reducirlos. Por lo general, se deben evitar los antiinflamatorios no esteroideos como el ibuprofeno.

E

Embolia pulmonar: la embolia pulmonar se define como la obstrucción repentina de un vaso sanguíneo ( a causa de una partícula anormal, como una burbuja que circula en la sangre), de una arteria o de una de sus ramas. Esta obstrucción se producen por agentes externos, casi siempre coágulos sanguíneos que se originan en las venas ubicadas en las piernas o en la pelvis. Los síntomas más evidentes de la embolia pulmonar son el dolor en el pecho, el aumento del ritmo cardiaco, la cianosis, los shocks, desmayos y en casos extremos, la muerte.

Enfermedad de reflujo gastroesofageal: es una condición crónica que puede presentarse en muchas variedades, pero que suele caracterizarse por episodios periódicos de reflujo en el esófago y va acompañado por agrieras y que, si no se controla a tiempo, es posible que se generen cambios en la estructura microscópica del esófago. Esta enfermedad incrementa la posibilidad de complicaciones después de una cirugía bariátrica, y puede provocar la aparición de condiciones como el síndrome de dumping y la sepsis. Para tratarla, pueden usarse remedios caseros y tomar medidas como evitar ciertas comidas, bebidas alcohólicas, jugos cítricos, alimentos preparados con tomate y chocolate, esperar al menos tres horas para acostarse después de comer, ingerir porciones más pequeñas de alimentos, elevar la altura de la almohada para dormir, etc. Si ninguna de estas medidas surte efecto, el doctor puede recetarte medicamentos antiácidos y otro tipo de fármacos para inhibir los síntomas.

Erosión de la banda: también se conoce como migración de la banda, y sucede en casos específicos en los que son utilizadas las bandas gástricas. Se dice que hay erosión de la banda cuando ésa se expande en el estómago. El único tratamiento posible para esta condición, es la remoción permanente de la banda.

Esofagitis: sucede en un escaso 1% de las personas que se someten a una bariátrica. Consiste en la inflamación del esófago y se trata de una manera no quirúrgica, a través de un cambio de dieta en el que deben suprimirse las grasas, el chocolate y ciertos medicamentos.

Estenosis – Constricción: es un adelgazamiento o reducción en el diámetro de uno de los orificios del tracto del organismo. Es muy común en procedimientos que requieren reorganizar el sistema digestivo, como es el caso del bypass gástrico y el switch duodenal. Es el resultado del crecimiento poco controlado del tejido cicatrizal entre los intestinos y el estómago que ha sido reducido. También puede presentarse una constricción en la conexión entre los intestinos, lo que es llamado anastomosis. El síntoma principal de esta condición, es el vómito, casi que permanente. Esta enfermedad se trata mediante la inserción de un globo para expandir la conexión que se encuentra reducida entre el estómago y el intestino. La edad es un factor de riesgo para que esta complicación se dé.

Evisceración y hernia incisional: sucede cuando un órgano interno o parte de él se desplaza a lo largo de una incisión quirúrgica. Es más posible que ocurra en procedimientos abiertos que en intervenciones laparoscópicas y se da algunos meses después de la cirugía.

F

Fallo respiratorio: aunque se presenta en muy pocos casos, es una complicación muy seria que puede aparecer. Se da cuando el oxígeno y el dióxido de carbono caen muy lejos de los niveles en que deberían estar en condiciones normales. Se debe tratar en un hospital usando medicamentos y ventilación, entre otras técnicas.

Fístulas gástricas: se presentan aproximadamente en un 4% d e los pacientes que se someten a la cirugía bariátrica. Una fístula gástrica es una abertura anormal que surge como consecuencia de un absceso presente en un órgano o en el punto en que se comunican dos órganos. La sepsis puede aparecer como consecuencia de una fístula y suele ser necesario recibir una intervención quirúrgica. Aunque por lo general las fístulas aparecen en la región del estómago, pueden presentarse en otras partes del sistema digestivo, como los intestinos.

Fufas en la banda: se dice que se presenta una fuga en las bandas cuando la sensación de restricción (cuánto se puede comer) empieza a disminuir con el paso del tiempo sin que haya una intervención por parte del médico. Para determinar si es el caso, el doctor debe inyectar un líquido de color y tomar radiografías para verificar si el líquido está presente en una zona diferente a la del sistema de la banda; si es así, se debe hacer una cirugía para solucionar el problema.

Fuga del puerto: se presenta en un porcentaje del 1 al 4% de los pacientes. Una persona puede deducir que tiene una fuga en la banda o en el puerto cuando la sensación de restricción del apetito empieza a reducir paulatinamente sin que haya habído manipulación por parte del profesional de la salud. Para determinar si existe una fuga de puerto, el doctor debe inyectar un líquido de color y tomar unos rayos x que permitan ver si el líquido está presente en un lugar en que no debería estar, es decir, fuera del sistema de bandas. Si se da una fuga, es necesario repararla por medio de una intervención quirúrgica.

Fugas anastomóticas: se presentan cuando la conexión que se hace durante la cirugía bariátrica, deja ciertas fugas o escapes que permiten que el contenido del sistema digestivo se deposite en el abdomen.

Fugas gastrointestinales: ocurren cuando las suturas que se hacen después del procedimiento, tienen escapes que permiten que el contenido del sistema digestivo pase al abdomen, causando infecciones o abscesos. Se pueden presentar aproximadamente en el 5% de las cirugías y se deben detectar en una etapa temprana para poderlas remediar a tiempo. Algunos de los síntomas son: fiebre, dolores agudos y un ritmo cardiaco acelerado. Para evitar que se presenten, el profesional de la salud debe verificar que las conexiones estén bien cerradas.

G

Gastritis: se trata de la inflamación de la membrana mucosa que recubre el estómago.- Los síntomas incluyen hinchazón, eructos excesivos, una sensación de ardor en el estómago, pérdida del apetito, náuseas y vómito. Para tratarla suele ser suficiente cambiar a una dieta más saludable, pero también pueden recetarte medicamentos para controlar la acidez.

H

Hemorragia: es el flujo anormal y exagerado de sangre desde los vasos sanguíneos. Por lo general, son condiciones que se presentan a nivel interno y son poco comunes en cirugías laparoscópicas, pero en otro tipo de procedimiento, aproximadamente el 4% de los pacientes puede presentarla. El médico debe evaluar la gravedad de la hemorragia y decidir si lo más conveniente es esperar, restaurar los fluidos corporales, detener el uso de algún medicamento o hacer una transfusión.

Heridas abiertas: como su nombre lo indica, se da cuando las incisiones externas se abren nuevamente. Es mucho más posible que ocurra después de una operación abierta que luego de un proceso laparoscópico.

Hernia hiatal: es un tipo de hernia en la que una parte del cuerpo se desplaza a lo largo del diafragma. Las hernias hiatales pueden presentarse después de procedimientos restrictivos en los que el estómago desarrolla protuberancias que empujan al diafragma. En muchos casos de sobrepeso, estas hernias ya existen desde antes de la operación, lo que puede poner en riesgo al paciente. Estas hernias también pueden ser reparadas durante una cirugía bariátrica.

Hernias abdominales: se trata de la protrusión de un órgano o de una parte de un órgano que está formado por tejidos conectivos; también se conocen con el nombre de ruptura. Una gran cantidad de hernias debe ser tratada con cirugía, a menos que haya otra implicación que evite que la cirugía sea conveniente.

Hipoglicemia: son bajos niveles de azúcar en la sangre causados por la producción excesiva de insulina. Si después de la cirugía aparece el síndrome de dumping, es posible que también esté presente la hipoglicemia. Se suele tratar con medicamentos que moderan la condición, pero también se puede acceder a una cirugía en la que se retira parte del páncreas. Los síntomas son el aumento en el rirmo cardiaco, temblores, sudor, confusión, dolores de cabeza y mal temperamento.

I

Infección en el puerto o en la banda: se da en 1% al 5% de los casos. Si hay una infección en la banda o en el puerto, el doctor debe recetar un tratamiento a base de antibióticos, pero si la situación no presenta una mejoría, puede ser necesario que el dispositivo infectado sea removido lo más pronto posible.

Infección por levaduras: este tipo de infección puede aparecer como un efecto colateral del tratamiento de antibióticos que el médico haya sugerido para prevenir complicaciones inmediatamente después de la cirugía. Los síntomas de esta condición incluyen cambios en la textura de la lengua, una coloración rojiza o inflamación. Se puede tratar fácilmente usando medicamentos, pero es importante buscar asesoría tan pronto como se presente.

Infecciones: una infección es la contaminación con un agente o una sustancia que puede producir enfermedades. Es más común que se presenten en cirugías abiertas que en procedimientos laparoscópicos debido al tamaño de las incisiones externas. Suelen ser tratadas con antibióticos.

Intolerancia a ciertas comidas: cuando el tamaño del estómago cambia, el tamaño del sistema digestivo también lo hace, así que posiblemente habrá comidas que se deben evitar y otras que se deben mantener en las dietas. Para saber cuáles son, se debe consultar la dieta bariátrica.

Intolerancia a la banda: cuando los pacientes no responden bien después de la cirugía y presentan síntomas como vómito continuo. Si esto sucede, puede ser necesario que la banda sea extraída en el menor tiempo posible.

Inversión o desplazamiento del puerto: se presenta en un 10% de la población que se somete a esta operación, y se da cuando el puerto de la banda (el lugar en que los fluidos son extraídos o puestos en la banda) se desplaza. No suele ser un problema serio y se puede remediar fácilmente con una pequeña intervención para devolverlo a su posición adecuada.

M

Muerte: el índice de mortalidad a causa de la cirugía bariátrica es muy bajo y cada vez es menor.

O

Obstrucción del estoma: se trata de un bloqueo parcial o total en el nuevo orificio de entrada que se crea en el organismo después de recibir una cirugía bariátrica.

Obstrucción intestinal: también se conoce con el nombre de hernia interna y es un riesgo que prevalece durante toda la vida después de una cirugía bariátrica. Se da cuando los intestinos giran e interrumpen en cierta medida el flujo de la comida y de los fluidos digestivos. Los síntomas son dolor abdominal, inflamación y vómito.

P

Pérdida de cabello: puede ser un efecto secundario que se debe a la pérdida repentina de peso, pero suele ser únicamente temporal. Sucede en aproximadamente la mitad de los pacientes durante el año siguiente a la cirugía. El mejor remedio es tener una nutrición adecuada, que incluya proteínas y una gran cantidad de vitaminas.

Peritonitis: es la inflamación del peritoneo, una membrana delgada y transparente que delinea toda la cavidad abdominal. Está doblada alrededor de las vísceras que se encuentran a nivel pélvico y abdominal y está formada por una capa que se adhiere a las paredes del abdomen y otra capa que se dobla para envolver los órganos. La peritonitis después de la cirugía bariátrica es una complicación muy seria que, sin tratamiento, puede convertirse en una fuga gastrointestinal y suele necesitarse una cirugía para repararla.

Pneumonia: es una enfermedad de los pulmones que se caracteriza especialmente por la inflamación y la solidificación de tejidos pulmonares. Los síntomas más frecuentes de esta condición son las fiebres, los escalofríos, los resfriados y la dificultad para respirar; normalmente la causa de esta enfermedad es una infección. Las personas con sobrepeso tienen más posibilidades de presentar neumonía despues de la operación, por eso es importarte que los pacientes respiren bien y que realicen ejercicios para prevenirla. Si se presenta la enfermedad, puede ser tratada usando algún tipo de antibiótico.

Problemas de Puerto: Ocurren en aproximadamente el 20% de los pacientes en los procedimientos que incluyen bandas.

R

Retención de comida: cuando los alimentos se quedan en una de las pequeñas aberturas que se encuentran a lo largo del sistema digestivo. Se suele presentar en las cirugías en que hay una banda presente y se remedia desinflando la banda por completo hasta que la comida pueda pasar normalmente.

S

Sangrado después de la operación: se trata de la pérdida excesiva se sangre después de la cirugía. Por lo general, se da a nivel interno.

Sepsis en las heridas: es una respuesta sistémica del cuerpo al detectar una infección generalizada importante (que puede estar localizada en el abdomen o en los pulmones) que provenga de origen bacteriano y que se caracteriza por el aumento de la temperatura corporal, la taquicardia y la inflamación.  Este tipo de complicación puede derivarse de cualquier foco infeccioso o como resultado de una fístula gástrica. Debido al riesgo de sepsis en las heridas, cualquiera de estas dos condiciones debe ser tratada a la brevedad. Si se presenta una infección como la sepsis, el paciente puede requerir de una nueva hospitalización.

Septicemia: la septicemia, también conocida como sepsis, es una condición en la que hay presencia bacteriana en la sangre, hecho que puede convertirse en una infección grave y que pone en riesgo la vida. Los signos más evidentes de esta condición son el ritmo cardiaco acelerado, la temperatura corporal por encima de los 38°C, aumento en el ritmo respiratorio por minuto y un número anormal de glóbulos blancos en la sangre.

Síndrome de dumping: es una condición que se caracteriza por debilidad, mareo, enrojecimiento y calor en las mejillas, náuseas y palpitaciones después de comer. Se produce porque el estómago se vacía demasiado rápido, especialmente en las personas a las que les ha sido removida una parte del estómago.

T

Tromboflebitis: consiste en la inflamación de una vena a causa de la formación de un trombo (un coágulo de sangre que se forma fuera de los vasos sanguíneos y que permanece alojado en su lugar de origen. La respuesta del cuerpo puede ser la de producir más coágulos, lo que aumenta el riesgo de que se presenten enfermedades más complicadas como la trombosis profunda y la embolia pulmonar.

Trombosis venosa profunda: es una complicación que puede aparecer después de cualquier cirugía y consiste en la formación de un trombo en una vena profunda, como las de las piernas o la pelvis. Puede ser asintomática o presentar síntomas como la inflamación y el dolor. Es una condición que puede afectar la vida al convertirse en una embolia pulmonar. Es importante tomar medidas preventivas, especialmente en las personas que tienen problemas de coagulación.

U

Úlceras marginales: son relativamente comunes después de cirugías de bypass, mini bypass y switch duodenal y son las más comunes en el estómago que queda como resultado de la intervención. Se pueden evitar con una dieta apropiada, evitando el tabaco y no consumiendo medicamentos como el ibuprofeno. Se pueden detectar por la presencia de una sensación que quema en el estómago y se confirma su existencia con una endoscopia.

V

Vómitos y náuseas: son algunos de los efectos colaterales más comunes después de la cirugía bariátrica y se presentan en casi el 70% de los pacientes que se someten a esta intervención. Según estudios realizados, las personas reportan sentirse nauseabundos al menos una vez por semana en intervenciones relacionadas con las bandas gástricas y al menos dos veces a la semana después de recibir un bypass. Los vómitos también son signos frecuentes en personas que han sido objeto de este tipo de síntoma. Normalmente estas condiciones se solucionan con la dieta que recomienda el médico. Mientras se está en proceso de recuperación en el hospital, también es posible solucionar el problema aumentando la velocidad en que se administran los fluidos.



Agrega un cometario